Otros

Los tokens como medida para frenar una posible debacle financiera. Parte I

0

Muchos economistas sostienen que las causas profundas de la crisis financiera mundial de 2008 aún no se han abordado de manera exhaustiva, o que las medidas adoptadas se han agotado, como la medida en que se ha utilizado la relación cuantitativa, que ha sido presentada por el subdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Algunos sostienen que los esfuerzos por abordar las causas de la crisis han hecho que el sistema sea más -en lugar de menos- susceptible a un colapso catastrófico. Tras la reciente inversión de la curva de rendimientos, es más importante que nunca encontrar nuevas soluciones que aborden las causas de la crisis de 2008. La inversión de la curva de rendimiento, un indicador de 18 meses de los retos de liquidez que se avecinan, ha sido la causa de todas las recesiones importantes desde la década de 1970, incluida la crisis financiera mundial de 2008.

Ha llegado el momento de buscar nuevos enfoques para mitigar los eventos de liquidez. Una investigación de las debilidades sistémicas que condujeron a la crisis apunta a la promesa de un nuevo instrumento financiero que ha entrado en el mercado: los valores simbólicos. Los beneficios de liquidez de estos instrumentos derivados de las fortalezas de la tecnología de la cadena de bloques y de la contabilidad distribuida sugieren que es posible aplicar un nuevo enfoque para ayudar a prevenir y abordar la repetición (o el empeoramiento) de la recesión de 2008.

Si bien las fuerzas motrices que produjeron los instrumentos tóxicos que estaban en el centro de la crisis siguen siendo una cuestión muy debatida, existe consenso sobre las debilidades estructurales que llevaron a la propagación sistémica de su colapso. En cuanto a las fuerzas que produjeron los instrumentos tóxicos, algunos afirman que la desregulación causó el aumento de las carteras defectuosas de títulos respaldados por hipotecas residenciales (RMBS, por sus siglas en inglés), mientras que otros señalan que las políticas gubernamentales que llevaron a los prestamistas a emitir hipotecas de alto riesgo fueron excesivas.

A pesar de estas diferencias, todas las partes están de acuerdo en que la crisis fue, en su esencia, una cuestión de transparencia en el desempeño de las carteras de RMBS y la falta de liquidez de los intereses en estas emisiones masivas.

Se han propuesto e intentado soluciones políticas y regulatorias de diversa índole, pero ha llegado el momento de adoptar otro enfoque, que reconozca los poderosos avances de la tecnología de los libros de contabilidad distribuidos para ayudar a resolver estos problemas de transparencia y liquidez. Hay una tecnología que realmente permite ambas cosas: los tokens de seguridad.

Testigos de seguridad
Los tokens de seguridad sirven como representaciones digitales de cualquier otro activo financiero negociable, incluyendo acciones de empresas, participaciones en fondos, contratos con derecho a una porción específica de flujos de ingresos futuros, propiedad de propiedad intelectual, propiedad fraccionaria de bienes raíces y otros activos físicos, y los propios derivados. Las fichas de seguridad pueden regularse y gestionarse de forma eficaz, facilitando la formación de capital y preparando el terreno para una infraestructura de servicios financieros reformada. Después del experimento con las ofertas iniciales de monedas (ICO) y los tokens de servicios públicos, la oferta de tokens de valores (STO), las ofertas de colocación privada y la forma en que se negocian en las bolsas de valores se está llevando a cabo de manera legal, cumpliendo con las regulaciones existentes por parte de las autoridades en cada jurisdicción en la que operan -incluyendo las regulaciones existentes en los Estados Unidos desde la década de 1930-.

Con la inversión de la curva de rendimiento junto con las recientes caídas y correcciones en el mercado de valores, aumentan los temores de una crisis de la construcción. Muchos economistas de sillón predicen que una recesión económica es una certeza cada siete a diez años. Mientras reflexionamos sobre el décimo aniversario de la crisis de 2008 y tratamos de comprender la interrupción de las cadenas de suministro mundiales en un nuevo entorno de guerras comerciales, es importante analizar los problemas fundamentales que nos llevaron por este camino de agitación económica y por qué las fichas de seguridad pueden ayudar a evitar futuros desastres financieros.

El principio del fin
En septiembre de 2008, el mercado de RMBS de 2 billones de dólares colapsó y envió una onda a través de los balances de la mayoría de las principales instituciones financieras en los EE.UU. y en el extranjero. Esto dio lugar a una crisis mundial de liquidez, ya que tanto los mercados de deuda como los de valores se congelaron. En el ojo de la tormenta estaba la bancarrota de Lehman Brothers, que entregó hipotecas residenciales de alto riesgo con un abandono aparentemente imprudente. A medida que aumentaban las tasas de incumplimiento de los préstamos, las carteras de RMBS se encontraban bajo una presión cada vez mayor. Esto llevó al gobierno de Estados Unidos a emitir el Programa de Alivio de Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés), un rescate de 700.000 millones de dólares para comprar activos en dificultades que arrojó resultados limitados, y el paquete de rescate bancario del gobierno del Reino Unido, de 850.000 millones de dólares.

Luis Troconis

El Bitcoin puede superar la barrera de los USD 60.000

Previous article

TRON anuncia un plan de recompra de $20 millones

Next article

You may also like

More in Otros

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *